Estimulación Temprana a Domicilio

MetodologíaLas clases de estimulación temprana a domicilio tienen muchas más ventajas, principalmente para los bebés.

Ambiente óptimo: El mejor lugar para estimular a un pequeño que acaba de llegar al mundo es su hogar, un ambiente que ya conoce y donde pasa la mayor parte del tiempo. De esta manera el bebé no tiene que pasar por un proceso de adaptación a un ambiente nuevo permitiéndole  convertir cada actividad en un aprendizaje real. Cada bebé es único como lo es cada hogar, por tanto todos los estímulos que necesitan nuestros hijos para potencializar su desarrollo se encuentran en casa.

 

Espacio y atención personalizada: Como mencionamos arriba cada bebé y hogar son particulares. Por tanto, el material para trabajar una misma actividad puede ser muy distinto de un bebé a otro, pues las necesidades ambos también lo son. Es necesario que el plan de estimulación esté en concordancia con las necesidades, características y requerimientos de cada bebé. De ahí la importancia del siguiente punto.

 

Se respeta el ritmo del bebé: Por más parecido físico que pueda existir entre gemelos o triates, cada uno es diferente y el ritmo de desarrollo es distinto incluso aunque hayan nacido el mismo día. Siendo así es necesario entender y respetar el ritmo de desarrollo de cada bebé, al hacerlo estaremos facilitando la oportunidad de descubrir sus talentos naturales.

 

Brinda estructura para una vida en armonía: Al trabajar en casa destinando un lugar, un día y una hora en específico le proporciona al niño estructura, es decir una rutina con límites y características específicas a las que el bebé aprende a adaptarse y tolerar. De esta manera en un futuro nuestro bebé se convertirá en un adulto más tolerante, con mayor capacidad de adaptación ante diferentes situaciones y una mayor capacidad en la resolución de problemas.

 

Ambos padres presentes: Contar con la presencia de ambos padres del bebé crea una atmósfera llena de confianza y afecto. Al proporcionar este sentimiento a los bebés se encuentran más receptivos a cada uno de los estímulos y actividades que se trabajan dentro de cada clase de estimulación. Los avances son más evidentes y se fortalece el vínculo afectivo con ambos padres y no solo con mamá.

 

Constancia: Al tener una clase en casa y utilizar aquellos materiales que se tienen siempre a la manos, nos permite como padres trabajar constantemente los ejercicios que nuestro bebé requiere. De esta forma, además de potencializar su desarrollo estaremos previniendo algún rezago o alteración en las habilidades del bebé. Si ya existe cualquier tipo de desfase en la madurez del pequeño, el trabajo constante nos permitirá compensar y recuperar al máximo las habilidades rezagadas.