Qué es la dislalia

dislalia-principal-trastorno-del-1367544La mala pronunciación en los niños se considera normal hasta los cuatro años y desaparece, espontáneamente, como consecuencia del desarrollo adecuado del lenguaje, sin embargo, existe un trastorno, la dislalia, en el que los errores en la pronunciación persisten.

 

Existen dos tipos de dislalias; la funcional y la audiógena. La primera, y más frecuente, se produce como consecuencia de alteraciones en los órganos articulatorios, problemas relacionados con el bilingüismo o falta de estimulación.

 

Un niño con dislalia funcional presenta dificultad en la pronunciación de la RR (rotacismo) o la S (sigmatismo).  Por lo general, sustituyen una letra por otra o no pronuncian consonantes. Por ejemplo, dice “cado” en lugar de carro, “apo” en lugar de sapo.

 

La audiógena se debe a deficiencias auditivas como la hipoacusia o la sordera, que impiden la correcta  pronunciación de los sonidos.

 

Un diagnóstico oportuno de este trastorno es fundamental para evitar problemas en la conducta y comportamiento de los niños,  por lo que te recomendamos que si tu niño presenta alguno de estos síntomas, acudas con un logopeda (especialista en alteraciones del lenguaje y audición), él te guiará en el tratamiento de tu niño que suele basarse en ejercicios que ayuden a la maduración de los músculos responsables de la producción de sonidos.

 

Recuerda que es fundamental que los bebes reciban estímulos de lenguaje desde que nacen.

 

Fuentes

José Antonio Portellano. (2005). Introducción a la Neuropsicología. Madrid: Mc Graw Hill.