Propiocepción, el sexto sentido

propiocepcionSabemos que el cuerpo humano tiene cinco sentidos, el oído, la vista, el olfato, el tacto y el gusto y que éstos nos ayudan a descubrir el mundo que nos rodea. Pero existe otro más, uno regula toda la operación interna del cuerpo y se llama propiocepción.

 

El sentido propioceptivo se localiza en los músculos, articulaciones, tendones y tiene estrecha relación con el aparato vestibular. La propiocepción por tanto le ayuda a la persona a ubicarse en el espacio a partir de sus movimientos y reflejos.

 

En la primera infancia resulta fundamental estimular la propiocepción del bebé. Para hacerlo existen diferentes actividades que van a permitir tener consciencia de su postura corporal y relacionarse mejor con su medio. Todo lo que ve, huele, toca, come y oye, lo integra para moverse y comunicarse con mayor eficiencia.

 

Un desorden en este sentido puede afectar diferentes etapas del desarrollo de nuestros niños, por ejemplo, falta de sueño o de hambre, impactar que en su aprovechamiento escuela, afectar su capacidad de juego o autonomía en el cuidado personal.

 

Niños con déficit en el entendimiento de su cuerpo puede presentar rezagos en distintas áreas, principalmente en las relacionadas con la motricidad y el lenguaje. Agarran objetos con demasiada fuerza o sin ella, su tono muscular es bajo o muy rígido, y prefieren actividades bruscas que no impliquen control sobre su cuerpo.